Friday, November 16, 2007

Quejarse por nada


Siguiendo el consejo de una de las pocas personas que leen este blog, voy a actualizar de una vez contando lo que me tiene ocupada todos los pequeños ratos que tengo libres y que podría pasar haciendo cosas totalmente distintas y mucho más entretenidas... Mi futura casita está de obras más o menos desde que escribí la última vez. Sabía que esto iba a ser largo y aburridillo a veces, pero no lo esperaba tanto, de verdad... en poco tiempo me he hecho experta en mamparas, tipos de lavabos, encimeras, nombres de colores raros... Ir a comprar algo de eso supone elegir entre tropecientas posibilidades distintas gastándote un dineral y condenándote a aguantar ese color el resto de tus días, prácticamente... Absolutamente de TODO hay miles de combinaciones... cuando digo todo, es todo: pomos (tiradores) de las puertas... muebles con patas, sin patas, hasta el suelo, con cajones, con bla, bla, bla...

Mi futura casita sigue llena de trastos, cartones, serrín... pero poco a poco va pareciendo habitable. Y aunque me queje de las vueltas que damos, también me da miedo que todo avance muy rápido... eso significa que en poco tiempo estaré viviendo allí...

4 comments:

Felipe II said...

Bueno, bueno... tampoco es tan futura tu casita... ¡¡Es ya casi tu casa!! Tendrás que tener la nevera llena de cerveza, comida, papel de váter, películas para ver... Es todo TAAAANNN complicado... Un beso!

Anonymous said...

caray... parece increíble ver a alguien que se queje de que está a punto de mudarse a vivir a "su" casita. quejarse es un vicio... bueno, dejan de quejarte y disfruta todo este proceso pues... uy, ¿me he delatado?

Anonymous said...

toda tu vida allí?? nooooo!! las nuevas generaciones empujan fuerte, o qué esperabas...?? jajaja!! compartir con 12 te parece mejor alternativa? hoy me siento un poco out otra vez... esto es una montaña rusa... vaya mierda... muaks!!

La cónica said...

Me paso por tu casa sin invitación. Hace un año y medio que vivo en la mía. Casi todos los muebles son heredados, tengo historias surrealistas con los vecinos y me aterra que se acabe el papel del váter. Me equivoqué en el color de la piedra del lavabo y el año de las obras fue terrible, pero me ha venido fenomenal mudarme.

¡Ánimo!