Sunday, February 25, 2007

Actualización de emergencia


Se me cierran los ojos, sentada en la silla de siempre, frente a la pantalla de siempre. Al menos, las caras son distintas. Hay algo mucho peor que trabajar un lunes por la mañana... hacerlo un domingo por la tarde, y después de haber dormido poco. Qué pocas horas quedan para estar de nuevo aquí. Qué rápido se ha pasado el fin de semana. No es un decir.

¿De dónde sacar energías y ganas para empezar mañana y esperar otros cinco días para descansar, por fin? Supongo que del rato que estaré leyendo esta noche, en pijama y sin pensar en nada. De un café cronometrado pero sin prisas en el bar más cutre de por aquí. De amigos que vuelvo a ver, de regalos inesperados. De que sigo teniendo ilusión por trabajar, aunque a veces se haga pequeñita...

3 comments:

Pedro said...

Tienes toda la razón, ir a trabajar un domingo por la tarde mientras ves a la gente hacer cola para entrar al cine es desmoralizante. Y también estoy de acuerdo contigo en que lo mejor está en pequeñas cosas

Joaquin said...

Yo no ze que ez ezo de tabajad pero mi papá ze va muy tempano cazi todoz loz diaz y no le guzta mucho y yo no puedo vedlo. Ez una pena que hayaz tenido que tabajad. Yo jugué mucho con miz papaz ezte fin de zemana. Ezpero que vengaz algun dia a jugad conmigo.
Bezoz...

629 said...

¿Trabajar en Domingo?
Acude a la iglesia. Es el mejor sindicato en este caso.
Un abrazo.

Y mantén el animo.
Aunque sea chiquitito.